sábado, 31 de octubre de 2015

tamales de masa colada

A la memoria del gran José Iturriaga

Dicen que los mejores tamales se venden en Mi Veracruz, pero Valentín (Cosoleacaque) trae unos tamales deliciosos de masa colada: el secreto está en la manteca, sin manteca los venden en Puebla y los nombran tamales jarochos, porque vienen envueltos en hoja de plátano (todos los demás usan hojas de maíz, mis preferidos en La Polvorienta Ciudad son los de epazote con queso de un negocio que está en la 14 Sur hacia Blvd. las torres o Municipio Libre, que es el nombre oficial: las torres aluden a las torres de luz, pues la mancha urbana ya alcanzó a estos gigantes de alta tensión). En el antiguo Puerto México les decían "tamales de velorio" a los tamales de masa colada. Me dicen que son originarios de Chinameca, la tierra de don Pepe (héroe de la Expropiación Petrolera, ahora tan de capa caída).


miércoles, 28 de octubre de 2015

Frutsis y Pinguinos

En todo caso, lo que revela la famosa declaración del gobernador de Veracruz, según la cual en el estado no hay problemas de seguridad, sólo se roban Frutsis y Pingüinos de los Oxxos, tiene corolarios: en un territorio generoso hay hambre; porque no es cierto aquello de que sólo hay que estirar la mano para comerse un plátano, ya que el campo se encuentra abandonado y la tierra necesita agua y fertilizantes, ciencia, y aquí no hay nada de eso. Quedan los caciques, los asesinatos por el control y desde luego, el abigeo y los rastros clandestinos.

Frente a tanta miseria, Veracruz es una de las grandes reservas del PRI, limosnas por votos: famosas las escenas de El Hombre de Nopaltepec repartiendo dinero en efectivo. Por lo demás, Duarte se la debe toda al nuevo cónsul de México en Barcelona, Fidel Herrera. Mi estado no ha tenido un buen gobernador desde Rafael Hernández Ochoa, quien ni siquiera terminó el sexenio (murió en un accidente carretero, parece que no lo quería Luis Echeverría, que prefería poner a Miguel Carbonell pero Jesús Reyes Heroles, a la sazón presidente del PRI, dijo "Yo no he votado por él"). Acosta Lagunes, Chirinos, Alemán, etc., nada memorable. Y Veracruz se ahoga en su deuda, y no por casualidad, con tanto ratero en la política (el caso del Túnel Sumergido de Coatzacoalcos debiera llamar la atención de la prensa nacional). Pero eso sí, tuvimos los Juegos Centroamericanos 2014, llamados atinadamente Los Juegos del Hambre, ya que por esas fechas se estrenaba un nuevo episodio de la famosa saga Hunger Games. Hubo circo, pero no pan.

lunes, 26 de octubre de 2015

losers de la ciudad

Después de todo, parece que acerté con El Jilton: el Hilton es más pobretón que el Sheraton (contaminado por el ambiente de la Séptima), aunque Violetta R. Schmidt aka Miss Misery, conocía el Waldorf nunca se había hospedado en el Hilton (cfr. p. 241, Xavier Velasco, Diablo Guardián, edición punto de lectura). Por lo demás, la socialité Paris Hilton estará en la polvorienta ciudad inaugurando Hilton Puebla.


sábado, 24 de octubre de 2015

Los mercados son como el mar

O al menos a mí me lo parece porque cambian con la estación (además, fue el comercio lo que impulsó el patronazgo de los grandes navegantes en los s. XV y XVI). Ya están las calaveritas de azúcar en los puestos del Mercado Coatzacoalcos, el mercado grande. Me ha llamado la atención cómo han hecho una figurita con la famosa máscara de GhostFace (Cara de Fantasma), de las películas Scream, esa que parece que pega un grito (dicen que está inspirada en el famoso cuadro de Edward Munch, "El Grito"): le han puesto unos flecos negros de papel de China, de modo que cuando le pega el aire del ventilador parece una bruja volando. También hay veladoras a pasto. ¿Cuántas casas, cuántos niños quemados hay en México cada año por las mugrosas veladoras?. En la milagrería y la magia, las cosas caen del cielo. En cualquier momento pasan por Radio Oro Málaga el comercial de que ya llegaron las máscaras mexicanas de látex,1 atentos.

(1) No, al menos este año, en Gangamanía


viernes, 23 de octubre de 2015

The city that I loved so much

The city that I loved so much is now a four-headed monster: villa Allende (west), Coatzacoalcos center (ancient Port Mexico), Coatzacoalcos commercial (east), Coatzacoalcos swamp (south). The city continues to grow even though there is no formal economy: indeed, the wealth of nations is people. People coming from everywhere. Unfortunately, sometimes bad people: every day appear corpses buried on the beach. Olmec City, city crime: it is no coincidence that the cult of Saint Death has hence their enclave.

miércoles, 21 de octubre de 2015

Un poeta un mendigo un rey

Ya está, El Memorioso tiene que enmendarle la plana a sitios especializados como ImDB: That's life no figura en la pista sonora de la cinta Piratas de Silicon Valley. ¿Por qué han ninguneado a Frank The Voice Sinatra si cantó a tres generaciones de estadunidenses?. En dicha película, la tocan cuando el chico Bill Gates va conduciendo a toda velocidad sobre una autopista desierta a media noche, creo que en Albuquerque Nuevo México. Me parece que va cantando, cuando, en medio de la oscuridad, le ha salido una patrulla y le detiene: el día que Bill Gates fue a la cárcel.


sábado, 17 de octubre de 2015

Basura y violencia

Uno de los invitados de Eduardo Ruiz Healy (Fuego cruzado, Grupo Radiofórmula) dijo algo espeluznante: en todas las ciudades que conoce si hay basura en la entrada o salida de la ciudad ahí hay problemas de violencia. Es sintomático de cómo se relaciona una población y su autoridad. Pensé en el basurero de Las Matas en la connurbación Coatzacoalcos-Minatitlán y los problemas de robo de Frutsis y Pingüinos (la última balacera memorable se remonta hacia hace 15 días, cuando ocurrió un tiroteo entre elementos de la Marina Armada y un grupo de sicarios que habían asesinado a un joven en la carretera Transistmica y que se refugiaron en los alrededores de la Clínica 36 del IMSS, causando gran alarma entre la población, pues se ubica a la entrada de la ciudad, a dos calles de la Av. Zaragoza, que es la principal del antiguo Puerto México).

Por otro lado, siempre desde los personeros del gobierno se invoca la crisis de valores y de la descomposición del tejido social. Descompuesto y desvalorizado está el gobierno, en primer lugar, que ya no tolera ni la queja, mucho menos la crítica, y eso, la desvergüenza, ha permeado hasta los cimientos de este malhadado país: dios, que no existe, no va a salvarnos; el Estado Mexicano, que está en entredicho, tampoco.